La carne de este animal es altamente deseada en las regiones de China y Vietnam. Sus escamas, huesos y órganos se utilizan en la medicina tradicional asiática.

Investigadores de la Universidad de Agricultura del Sur de China han revelado que el pangolín, un mamífero en peligro de extinción, sería un participante importante en la transmisión del virus de Wuhan a los seres humanos. Dicha revelación se da en medio de una emergencia mundial generada por la expansión del coronavirus.

Este pequeño mamífero es conocido en China por sus escamas ‘medicinales’ y podría ser clave para entender el brote de coronavirus, que a día de hoy supera la cifra de 630 muertos y 28 mil infectados.

Se llama ‘reservorio’ a los animales que pueden contener el virus en su organismo sin enfermarse y que pueden transmitirlo a otras especies. Se cree que, en el caso del nuevo coronavirus, el murciélago ocuparía este rango, pues los genomas del virus y los del animal son compatibles en un 96%.

Sin embargo, el virus del murciélago necesita pasar por otra especie receptora antes de adaptarse al organismo humano. Es decir, necesita un “huésped intermedio”.

Los científicos, tras analizar más de mil muestras de animales salvajes, concluyeron que los genomas de las secuencias de virus encontradas en el pangolín eran idénticas en un 99% a las de los pacientes infectados por el coronavirus de Wuhan.

¿Cómo surgió el brote del coronavirus?

El brote de coronavirus surgió en diciembre pasado, en un mercado de Wuhan, metrópolis al centro de China. En el recinto se comerciaba una gran variedad de animales, varios de ellos salvajes. Por la naturaleza del virus, los expertos apuestan por la idea del “huésped intermedio”. La serpiente, que había sido la principal candidata de esta hipótesis, finalmente fue descartada.

Durante la epidemia del SRAS que azotó China entre 2002 y 2003, causada también por un coronavirus, se descubrió que el huésped fue la civeta, otro pequeño mamífero cuya carne es altamente valorada en el país asiático.

Con el fin de evitar la propagación del virus, China decretó a fines de enero pasado la prohibición temporal de la venta de animales salvajes. Por un periodo aún indeterminado, la cría, transporte y venta de todas las especies salvajes estarán vetadas.

Pangolín, mamífero en riesgo de extinción

Cada año, cerca de 100 mil pangolines son traficados ilegalmente entre África y Asia, siendo este animal salvaje más codiciado que el elefante o el rinoceronte, según información de la ONG WildAid.

La carne de este animal es altamente deseada en las regiones de China y Vietnam. Sus escamas, huesos y órganos se utilizan en la medicina tradicional asiática.

La Convención internacional sobre el comercio de especies salvajes amenazadas de extinción incluyeron, en el año 2016, al pangolín en la lista de animales prohibidos para comercializar. Sin embargo, pese a esta medida, el tráfico ilícito de este mamífero continúa en aumento.