El turista mexicano de 76 años, que murió por coronavirus (Covid-19) el 24 de marzo en el Hospital de Contingencia Antonio Lorena de la ciudad imperial de Cusco, realizó un viaje de turismo a la región de Puno el pasado 15 de marzo y visito las islas flotantes de Los Uros. El extinto visitante, ya en esa fecha abría portado el covid-19.

Según el itinerario de viaje del turista mexicano y su esposa, estos llegaron a Cusco el 13 de marzo y al día siguiente (124 de marzo) visitaron la ciudadela Inca de Machupicchu, mientras que, el 15 de marzo llegaron a Puno en un bus de la empresa de transportes Transzela y al día siguiente (16 de marzo) retornaron a la ciudad de Cusco.

Durante su estadía en Puno, dicho visitante extranjero, estuvo en las islas flotantes de Los Uros, ya que una de las fotografías de este recorrido fue publicado por un medio nacional. En la imagen se aprecia en el fondo un sol grande de totora y las ya conocidas casitas rusticas.

Según el periplo de la pareja de mexicanos, ya en Cusco, el 20 de marzo pretendían viajar a la ciudad de Arequipa en pleno estado de emergencia, pero el varón fue interceptado por un efectivo policial en la plaza de Cusco, debido a que presentaba fiebre alta y malestar general. Fue puesto en aislamiento social en su hospedaje.

Recién el 22 de marzo fue trasladado al hospital de contingencia Antonio Lorena de Cusco, donde fue hospitalizado. El 24 de marzo último el director del Hospital de Contingencia de Cusco, doctor Grimaldo Gutiérrez, informó a la prensa sobre la muerte de este ciudadano mexicano de 76 años -según indicó- con diagnóstico del nuevo coronavirus. “Era un paciente con condiciones muy desfavorables, con problemas cardíacos y con problemas diabéticos”, afirmó.