El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, protagonizó un incidente que ha llegado a ser catalogado de prepotente y racista contra Weijia Jiang, corresponsal de la Casa Blanca para CBS News, durante la última conferencia de prensa organizada por el Gobierno estadounidense. ¿El motivo? Una pregunta por los fallecidos más de 80.000 estadounidenses muertos por covid-19.

Weijia Jiang le preguntó a Trump por qué considera que las pruebas de COVID-19 son una competencia mundial – con el resto de los países del mundo – cuando más de 80.000 estadounidenses han muerto. El jefe de Estado le dijo que mejor se lo “preguntara a China”, algo que ha sido considerado como un comentario racista en contra de la periodista asiático-estadounidense.

“Tal vez sea una pregunta que deberían hacerle a China”, respondió Trump a Jiang, quien nació en China y emigró a los Estados Unidos cuando tenía dos años. Weijia Jiang insistió con su pregunta y la molestia de Trump fue mayor: “No me preguntes. Pregúntale a China esa pregunta, ¿de acuerdo?”.

La periodista le consultó por qué hacía referencia a China en su respuesta y Trump trató de negar que haya sido un mensaje dirigido contra ella por su país de origen, pero sin aclarar el incidente: “Señor, ¿por qué me dice eso específicamente?”, preguntó Jiang. A lo que Trump responde: “Te estoy diciendo. No se lo digo específicamente a nadie. Se lo digo a cualquiera que haga una pregunta desagradable”.

El momento tenso se incrementó cuando luego de Jiang, Trump le negara la oportunidad de hacer una pregunta a otra periodista, para inmediatamente dar por concluida la conferencia antes de lo programado, enfadado por su incidente con la corresponsal de la Casa Blanca: Damas y caballeros, muchas gracias”, dijo antes de abandonar el Jardín de las Rosas.