La ciudad china de Wenling fue escenario de la enorme explosión de un camión cisterna que trasladaba gas por una autopista. Las ondas del estallido alcanzaron a 170 transeúntes que resultaron heridos, y mató al menos 19 personas, según un nuevo balance de las autoridades.

Una serie de videos difundidos por la televisión local registró el preciso instante en que explotó el camión cisterna con grandes llamaradas de fuego que se extendieron por toda la autopista, desatando un sonido estruendoso que se escuchó a 10 kilometros a la redonda.

En otras imágenes aparece una gran bola de fuego y se escuchan los desgarradores gritos de personas que buscaban refugio porque la explosión provocó que los escombros salieran despedidos e impactaran contra los edificios de la zona.

Otro escalofriante escenario muestra los restos del camión y neumáticos impregnados contra algunos inmuebles, completamente destrozados. La fuerza de la explosión ocasionó el derrumbe de varias viviendas y fábricas; también se incendiaron vehículos y una densa humareda cubrió la zona.

La empleada de un restaurante de la zona, llamada Lu Fang, escuchó un aparatoso estruendo y creyó que se trataba de la detonación de un neumático, pero al salir quedó paralizada por las dantescas escenas.

“Los cristales de las ventanas y las puertas de mi casa quedaron todos destrozados. Afortunadamente, mi madre y mi hermano no resultaron heridos”, reveló.

Según el último balance de las autoridades difundido por la cadena CCTV, el accidente causó la muerte de al menos 19 personas y más de 170 heridos. Hasta la madrugada del domingo, los rescatistas continuaban sacando a las víctimas atrapadas entre los escombros.