La cuarentena que ha paralizado a gran parte del mundo no será impedimento para el lanzamiento digital de la última obra del Premio Nobel, Maria Vargas Llosa que la dedica al más grande escritor argentino y uno de los más importantes de la lengua española en el siglo XX: Jorge Luis Borges Medio siglo con Borges es el título de la obra que, bajo el sello de Alfaguara, reune las conferencias, entrevistas y textos que Vargas Llosa preparó desde que conoció al escritor argentino en los años 70.

“Creo que es el escritor más importante de nuestra lengua en la actualidad”, señaló Vargas Llosa sobre la aparición de su nuevo libro, desde el 18 de junio primero en versión digital. “Borges es solo es comparable a Quevedo, por quien sintió gran admiración”, añadió.

“Borges no tiene imitadores válidos, a diferencia de Faulkner o Joyce. A sus imitadores, Borges los mata, es decir, los anula y delata como “borgesitos”.(…) Creo que la poesía de Borges es tan buena como sus ensayos y sus cuentos”, precisa.

Vargas Llosa inicia su obra señalando que la producciòn de Borges es “siempre perfecta como un anillo” y aborda los detalles sobre la vida y la obra del escritor, que vivía con austeridad en su departamento del centro de Buenos Aires.

Incluso le dedica unas líneas a Beppo, su famoso gato, llamado así en homenaje al de Lord Byron. También elogia la erudición de Borges, “una aventura del espíritu de la que los lectores salimos siempre sorprendidos y enriquecidos”. Y habló con Borges de política en la entrevista que le hizo en 1981, en los años de la feroz dictadura argentina.

El escritor peruano, por su admiración al argentino, fue muy crítico de Bioy Casares, paisano y muy amigo de Borges. “El libro de Bioy Casares me produjo una gran repugnancia desde que lo vi publicado y no lo he leído ni lo haré.

Me parece inmoral que todas las conversaciones privadas que tenía Borges con Bioy Casares, éste las grabara o reprodujera posteriormente, pensando en un libro póstumo”, afirmó.