Estados Unidos es uno de los países más golpeados por la pandemia del COVID-19, y este viernes logró acumular casi mil fallecidos en las últimas 24 horas, con Florida como el foco más grave de la pandemia.

La lamentable noticia se dio a conocer en medio del debate sobre la importancia de llevar mascarillas en lugares públicos y la reapertura de los colegios en todo el país.

Estados Unidos logró superar los 138 000 fallecidos por coronavirus al sumar casi 950 muertes en la víspera, con un número récord de nuevos infectados por encima de los 770 000 en la jornada, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Actualmente solo en Brasil muere tanta gente por el nuevo coronavirus y poniendo atención a los números EE.UU. podría pronto ponerse a la cabeza de este ránking.

Cabe destacar que en abril, cuando el coronavirus paralizó Nueva York, Estados Unidos superó las 2 000 muertes diarias y a juzgar por los datos de progresión actuales, con índices de contagio por encima de 1 -lo que significa que un infectado contagia a más de una persona- en casi todo el país, el rebrote podría volver a alcanzarse.

El estado de Florida, cuyo gobernador Ron DeSantis presumía de haber conseguido exitosamente una reapertura de la economía temprana, lidera al resto del país en cuanto a nuevos contagios (11 466), muertes (128) y hospitalizaciones (unas 400 diarias de media).