Tensión. Este miércoles, un poderoso terremoto con magnitud de 7,8 sacudió la costa del estado de Alaska, durante la madrugada. Tras ello, provocó una alerta de tsunami en un área de 300 kilómetros en torno al epicentro, informó el Servicio Geológico del Estados Unidos (USGS).

Según las autoridades, el terremoto se centró a 98 kilómetros, al sur-sureste, de Perryville, Alaska, según el USGS (por sus siglas en inglés). Además, trascendió que el sismo fue considerado como poco profundo, a 10 kilómetros bajo tierra

“Cualquier cosa por debajo de 70 kilómetros se considera un terremoto superficial. Eso es importante, porque los terremotos superficiales a menudo causan el mayor daño, en comparación con los que son más profundos, independientemente de la fuerza”, según especialistas de USGS.

Luego del incidente, se emitió una advertencia de tsunami, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.