El nuevo coronavirus ya provocó la muerte de más de 90 000 personas en Brasil, donde la pandemia no da tregua con un promedio semanal de más 1 000 fallecidos por día desde inicios de julio, según datos divulgados este miércoles por el Ministerio de Salud de aquel país.

En las últimas 24 horas se registraron 1 595 nuevos decesos, llevando el total a 90 134. Se trata de un récord en 24 horas desde el primer fallecimiento el 16 de marzo, aunque debe ser relativizado porque incluye el balance del martes en el estado de Sao Paulo, que había quedado retrasado.

También hubo un récord de casos (69 074 en 24 horas), que ahora suman 2 552 265. Los expertos estiman, sin embargo, que el número de contagios está muy infravalorado, debido a la falta de test en el país.

La enfermedad detectada por primera vez en China a fines de diciembre de 2019 llegó a Brasil en febrero, después de haber provocado miles de muertos en Europa. Pero desde entonces el país sudamericano, de 212 millones de habitantes, se convirtió en el segundo más golpeado, detrás de Estados Unidos (con 4,3 millones de casos y casi 150 000 muertos).