Un hongkonés de 33 años se ha convertido en el primer caso documentado de reinfección por coronavirus (COVID-19) en el mundo, según investigadores de la Universidad de Hong Kong, mientras en Estados Unidos, el presidente Donald Trump autorizó la transfusión de plasma sanguíneo de personas curadas del coronavirus a pacientes hospitalizados.

El paciente hongkonés fue dado de alta tras curarse del virus en abril, pero a principios de este mes volvió a dar positivo después de regresar desde España.

Sin embargo, los investigadores aseguran que las secuencias genéticas de las cepas del virus que contrajo el hombre en abril y en agosto son “claramente distintas”.

“Muchos creen que los pacientes recuperados de la COVID-19 tienen inmunidad contra las reinfecciones debido a que la mayoría desarrollaron una respuesta basada en anticuerpos neutralizantes en suero”, apunta el estudio de la Universidad de Hong Kong.

Los investigadores recuerdan que “hay pruebas de que algunos pacientes tienen niveles decrecientes de anticuerpos pasados unos pocos meses”. Por lo tanto, recomiendan que los pacientes recuperados de la COVID-19 sigan llevando mascarillas y respetando la distancia social.