El panorama del sector exportador es preocupante porque el acumulado de enero-julio sufrió una caída de -24.4%, señaló el presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), Erik Fischer Llanos.

Fue al anunciar que en julio las exportaciones cayeron -13.6% reflejando una desaceleración en el ritmo de contracción. “La peor fue -50.6% en abril, seguido de -45.1% en mayo y -30.9% en junio, por lo que, en términos médicos, diríamos que el paciente sigue todavía en un cuadro delicado”, manifestó.

Si las cifras de julio se convierten en tendencia para los próximos cinco meses, es posible que cerremos el año con una reducción cercana a -20%, estimó.

“Las empresas exportadoras no están operando al máximo de su capacidad productiva debido a los factores sanitarios. Algunas están asimilando gradualmente los mayores costos que implica operar no solo en condiciones difíciles en términos logísticos y de certificaciones, sino con menores niveles de productividad, otras dejaron de hacerlo”, acotó.