Las autoridades de Japón permiten desde este sábado una mayor entrada de público en estadios deportivos y salas de cine, ante la tendencia a la baja registrada en el número de nuevo contagios de COVID-19 desde inicios de agosto.

El Ejecutivo de Japón ha decidido rebajar desde este fin de semana las limitaciones de acceso a eventos multitudinarios deportivos y culturales, aunque se mantienen las medidas preventivas como el uso obligatorio de mascarilla, la toma de temperatura corporal a la entrada o el distanciamiento interpersonal.

El ministro de Revitalización Económica y a cargo de la respuesta contra la pandemia, Yasutoshi Nishimura, dijo hoy en rueda de prensa que la “estricta aplicación” de esas medidas básicas de seguridad sanitaria es un requisito fundamental para permitir la entrada de más público a los establecimientos.