Un voluntario que formaba parte de las pruebas con la vacuna experimental contra el coronavirus de la Universidad de Oxford y AstraZeneca murió en Brasil, dijeron las autoridades el miércoles, aunque no se sabe si recibió la vacuna o un placebo.

Es la primera muerte reportada en los diversos ensayos de vacunas contra el coronavirus que se llevan a cabo en todo el mundo.

Sin embargo, los organizadores del estudio dijeron que una revisión independiente concluyó que no hay preocupaciones de seguridad y que continuarían las pruebas de la vacuna.

“Todos los incidentes médicos importantes, ya sea que los participantes estén en el grupo de control (los que reciben placebo) o en el grupo de la vacuna covid-19, se revisan de forma independiente”, dijo la Universidad de Oxford en un comunicado.

“Tras una evaluación cuidadosa de este caso en Brasil, no ha habido preocupaciones sobre la seguridad del ensayo clínico y la revisión independiente sumada a la agencia reguladora brasileña recomendaron que el estudio debe continuar”, explicó.