El coronavirus se está propagando incluso más rápido que durante la primera fase de la pandemia, dijo el viernes un asesor del Gobierno francés, mientras las autoridades de todo Europa vuelven a tomar medidas cada vez más estrictas para tratar de contener la nueva ola de contagios en el continente.

Francia, que superará el millón de casos el viernes después de registrar un récord diario de más de 41.000 infecciones el día anterior, ha sido uno de los países más golpeados por la segunda fase de la pandemia y tuvo que imponer toques de queda en buena parte del país.

Los pacientes de COVID-19 ocupan casi la mitad de las 5.000 camas disponibles de Francia en unidades de cuidado intensivo y su bien evaluado sistema de salud está empezando a mostrar señales de tensión.

“El virus está circulando más rápidamente que durante la primavera boreal”, dijo el epidemiólogo Arnaud Fontanet, que integra el Consejo Científico del gobierno francés.

La enfermedad está diseminándose otra vez por toda Europa, donde los casos diarios reportados se han más que duplicado en apenas 10 días, cruzando la marca de 200.000 infecciones por primera vez el jueves, de acuerdo a un recuento de Reuters.