El viaje de tres días, que se inicia en la ciudad fronteriza de Villazón (sur), está cargado de simbolismo: Evo Morales, de 61 años, regresa a su país un día después de la investidura de su delfín político Luis Arce y horas antes de que se cumpla un año del día en que renunció a la presidencia de Bolivia.

El expresidente Evo Morales regresó a Bolivia este lunes, al día siguiente de la investidura de su delfín político Luis Arce y tras un año de exilio transcurrido casi todo en Argentina, cuyo presidente Alberto Fernández lo despidió en la frontera, constataron periodistas de AFP.

“No dudaba que iba a volver, no sabía que iba a ser tan pronto”, declaró Morales desde La Quiaca, ubicada en la provincia argentina de Jujuy, minutos antes de cruzar a suelo boliviano, acompañado por el presidente argentino, Alberto Fernández.