El Ministerio de Salud (Minsa), a través de la Dirección de Salud Mental, informó que ha atendido 133 678 casos de violencia contra la mujer entre enero y septiembre de este año.

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se conmemora hoy, 25 de noviembre, Vanessa Herrera, psiquiatra de la Dirección de Salud Mental del Minsa, señaló que, a los daños físicos propios de un acto de agresión, se suman las secuelas mentales y en el funcionamiento social que, en la mayoría de los casos, impactan a largo plazo.

“La violencia puede ocasionar daños físicos como fracturas, golpes, infecciones de transmisión sexual (ITS), embarazo no deseado, aborto y otros que deben ser atendidos para salvaguardar la vida de la víctima”, indicó Herrera.

Por otro lado, entre los efectos en la salud mental se encuentran episodios de estrés agudo, depresión, episodios de ansiedad o pánico, intento suicida, problemas por consumo de alcohol y drogas, trastornos de estrés postraumático y suicidio consumado.