El Reino Unido comenzó a administrar este martes la vacuna Pfizer/BioNTech a las personas más vulnerables, convirtiéndose en el primer país occidental en poner en marcha un programa de vacunación masiva contra el nuevo coronavirus, anunciaron los medios británicos.

Margaret Keenan, de 90 años y hospitalizada en Coventry (centro de Inglaterra) fue la primera paciente del mundo en recibir la vacuna de la alianza de los laboratorios estadounidense y alemán, casi una semana después de que el Reino Unido -el país más enlutado de Europa, con cerca de 61.500 fallecidos por covid-19- autorizara su utilización.

“Me siento muy privilegiada por ser la primera persona en ser vacunada contra la COVID-19, es el mejor regalo de cumpleaños por anticipado que hubiera podido esperar”, declaró bajo los flashes de los fotógrafos y rodeada de cámaras de televisión.