Un tribunal de la ciudad de Tianjin (en el noreste de China) condenó este martes a muerte por cargos de corrupción a Lai Xiaomin, expresidente del ‘banco malo’ estatal Huarong, en el considerado por la prensa estatal como el “mayor caso de corrupción financiera” de la historia reciente del país.

Lai, que también fue condenado por bigamia, aceptó sobornos por más de 1.788 millones de yuanes (277 millones de dólares, 225 millones de euros) entre 2008 y 2018, período en el que también había sido uno de los principales cargos de la Comisión Reguladora de la Banca de China (CBRC).

Según la sentencia publicada por el citado tribunal, el condenado solicitaba explícitamente los sobornos a cambio de ascensos o adjudicaciones de proyectos, algo que “puso en peligro la seguridad y la estabilidad de las finanzas nacionales y tuvo un impacto social extremadamente negativo”.