La ola de frío intenso y fuertes heladas que afecta a gran parte de España retarda la normalización de las poblaciones e infraestructuras más perjudicadas por las recientes grandes nevadas, como las ciudades de Madrid y Toledo, donde cientos de efectivos se afanan en despejar calles y carreteras para restablecer los servicios esenciales.

Las temperaturas mínimas medias son inferiores a los 15 grados bajo cero en las regiones de Madrid, Castilla y León (centro norte), Castilla-La Mancha (centro) y Aragón (noreste);

Los termómetros marcaron récords de -25 grados la noche pasada en algunas localidades.

La congelación de las grandes masas de nieve acumulada dificulta la limpieza y aumenta gravemente el riesgo de accidente de maquinaria, automóviles y peatones.