Santos sigue soñando, Boca Juniors se hunde en sus pesadillas. El equipo de Cuca dio por bueno el 0-0 en la ida y arrolló a su rival con un 3-0 incontestable para decretar una final brasileña en la Copa Libertadores 2020.

Pese a no sacar ventajas como local, Boca Juniors se ilusionó con dar un batacazo y plantarse en una nueva final de la Copa Libertadores, sin embargo, el fútbol y la determinación del local hicieron añicos sus sueños.

Y es que el ‘Peixe’ no solo hizo un repaso futbolístico a su rival, sino también le demostró cómo deben jugarse estas instancias: con viveza, con astucia, con convicción. Al cuarto de hora, Diego Pituca aprovechó el desconcierto en área rival por una posible mano y con un remate de media vuelta ponía la eliminatoria cuesta arriba para el ‘Xeneize’.

Obligado a salir de su fortín y a arriesgar más, Miguel Ángel Russo apostó por unos cambios posición por posición para darle mayor jerarquía a su equipo, pero jerarquía le faltó y jerarquía le sobró a su rival que liquidó el partido en apenas siete minutos.