China aseguró hoy que es un hecho, no una información de los medios chinos, que el nuevo coronavirus se encontró en muchas partes en el otoño de 2019 y recalcó que trazar el origen del nuevo coronavirus es “un asunto científico muy serio” que debe estar basado en la ciencia y en la realidad.

En la rueda de prensa diaria, la portavoz del Ministerio de Exteriores chino Hua Chunying afirmó que ha habido informaciones de Australia, Italia y “muchos más países” sobre que el coronavirus “se encontró en múltiples lugares en el otoño de 2019 y el marco temporal del primer brote se está actualizando constantemente”.

Hua realizó estas afirmaciones en respuesta a una pregunta sobre informaciones de los medios oficiales chinos, que indican que el virus podría haber tenido su origen en otro país y no en China.

“¿No son estos hechos y no propaganda china?”, se preguntó la portavoz.

Asimismo, señaló que los medios británicos informaron de una nueva variante del coronavirus en el Reino Unido el pasado septiembre, “aunque el Gobierno no hizo ningún anuncio oficial hasta diciembre”.