La Policía china desmanteló una red de traficantes de falsas vacunas contra la COVID-19, con el arresto de más de 80 sospechosos y el decomiso de más de 3 000 jeringas que contenían agua salada, informó este martes la prensa nacional.

Según el diario Global Times, los falsificadores “posiblemente consideraban vender las vacunas en el extranjero“.

El tráfico tenía lugar desde septiembre en Pekín y en dos provincias del este del país, Shandong y Jiangsu, informó la agencia Xinhua.

La policía “destruyó los laboratorios de falsificación, cortó las cadenas comerciales, detuvo a más de 80 sospechosos y se incautó de más de 3 000 vacunas falsas contra la COVID-19″, agregó la agencia de prensa oficial.