El gobierno del presidente estadounidense Joe Biden dijo el miércoles que no prevé contactos directos con el dictador venezolano Nicolás Maduro, quien ha pedido una mejora de las relaciones tras la tensión con la Casa Blanca de Donald Trump.

“Ciertamente no esperamos ningún contacto con Maduro en el corto plazo”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, llamándolo “dictador”.

Price dijo que Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris continuarán con la política de Donald Trump de reconocer al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, en su calidad de líder de la Asamblea Nacional democráticamente electa en 2015.

“El objetivo primordial del gobierno Biden-Harris es apoyar una transición democrática y pacífica en Venezuela a través de elecciones presidenciales y parlamentarias libres y justas y ayudar al pueblo venezolano a reconstruir sus vidas y su país”, señaló el funcionario del Departamento de Estado.