Los austríacos podrán hacerse de forma gratuita test de antígenos para detectar la COVID-19 a partir del próximo lunes en las farmacias, anunciaron hoy las autoridades sanitarias.

La medida es un proyecto piloto que comenzará a funcionar con un limitado número de establecimientos y se irá ampliando progresivamente, según Ulrike Mursch-Edlmayr, presidenta del gremio de los farmacéuticos.

Además, a partir del 15 de febrero, el Gobierno cubrirá con 10 euros por prueba los costes de las pruebas de antígenos que las empresas les hagan a sus trabajadores, para incentivar que ofrezcan este tipo de pruebas a sus empleados.

El objetivo de estas medidas es “ampliar una vez más la red que ofrece pruebas gratuitas”, resumió el ministro de Sanidad, Rudolf Anschober.

Después de la apertura del sexto centro de prueba gratuitos de Viena, el pasado jueves ante el Palacio de Schönbrunn, las autoridades sanitarias del país se esfuerzan por aumentar la oferta de pruebas de COVID-19 de cara a la reapertura parcial del ocio y la economía, prevista para este lunes.