Los suelos de las regiones polares que tras miles de años bajo una densa capa de hielo están aflorando a la superficie como consecuencia del cambio climático son más fértiles, complejos y diversos, según una investigación publicada en la revista Science of the Total Environment.

El estudio, realizado por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y del Centro de Ecología funcional de la Universidad de Coímbra (CFE), en Portugal, ha analizado las características de los suelos que tras el calentamiento global han perdido su antigua cubierta de hielo y han dejado al descubierto las llamadas ‘cubiertas criptogámicas’.

Los investigadores, que han realizado el estudio en Islandia y en la Isla Livingston (Antártida marítima), han comprobado que los suelos de áreas deglaciadas con cubiertas criptogámicas son más fértiles y ganan en complejidad y diversidad.