China comenzó a aceptar solicitudes de científicos extranjeros para utilizar el radiotelescopio más grande del mundo, situado en la provincia suroriental de Guizhou.

Según el diario estatal Global Times, a partir de la pasada medianoche local (16.00 hora GMT del martes) se empezaron a aceptar solicitudes a través de internet, que se resolverán antes del próximo 20 de julio; los científicos extranjeros que consigan los permisos podrán comenzar a efectuar allí sus programas de observación a partir de agosto.

El conocido oficialmente como Radiotelescopio de Apertura Esférica de Quinientos Metros (FAST) tiene un diámetro de medio kilómetro y comenzó a operar en enero de 2020 tras tres años de pruebas.

Desde que se completó, en septiembre de 2016, el ingenio ha descubierto más de 300 púlsares (astros de neutrones que rotan a gran velocidad y emiten haces periódicos de radiación electromagnética) y, según la Academia China de Ciencias, ha logrado “múltiples avances en el campo de las ráfagas rápidas de radio y otras investigaciones”.