Beber alcohol en los parques, jardines o en cualquier otro espacio público estará prohibido en Francia, dentro de las nuevas restricciones anunciadas por el gobierno para frenar los casos de la COVID-19 que aumentan en el país, anunció el primer ministro Jean Castex este jueves.

El jefe de gobierno explicó ante los diputados de la Asamblea Nacional que las autoridades van a dispersar a los grupos de más de seis personas que se formen en los jardines, los parques o en el caso de París, en las orillas del Sena.

Jean Castex condenó “sin contemplaciones” además a todos aquellos que no respetan las reglas sanitarias, después de ver imágenes de fiestas o reuniones multitudinarias en ciudades como París o Lyon.