La vacuna elaborada por Pfizer/BioNTech, inoculada a millones de personas alrededor del mundo para protegerlas contra la COVID-19, “funciona muy bien para las variantes que están circulando” durante la pandemia, aseguró Alejandro Cané, líder de asuntos científicos y médicos para América del Norte de la División de Vacunas de dicho laboratorio.

Al momento, se necesitan dos dosis para que la COVID-19 no ocasione la muerte de la persona inmunizada. Estas tienen un intervalo de 3 semanas que ya han demostrado ser eficaz.

“Ha mostrado no solamente ser eficaz en el laboratorio; es decir, neutralizar a las distintas variantes que circulan, la del Reino Unido, la de Brasil, la de Sudáfrica, produciendo buenos niveles de anticuerpos que neutralizan al virus; sino que también información que obtuvimos de la vida real. De países como el Reino Unido o Israel, donde la variante británica circulaba de forma muy importante, se ha mostrado una reducción del 98% de los casos, de las hospitalizaciones y de las muertes provocadas por el virus. La vacuna funciona frente a la variante del Reino Unido. Lo mismo pudimos hacer en nuestro estudio clínico con la variante sudrafricana”, explicó Alejandro Cané.