El primer nivel de atención debería resolver entre el 70% y 80% de los problemas de salud de la población. Sin embargo, en el Perú la situación de estos establecimientos es crítica y no permite que esto sea posible.

Según el informe “Diagnóstico de Brechas de Infraestructura o acceso a servicios en el Sector Salud” del Ministerio de Salud (Minsa) de 2019, el 77,78% de establecimientos de salud del primer nivel te atención tienen capacidad instalada inadecuada.

Esto significa que existe una precariedad en la infraestructura del local. Además que el equipamiento es obsoleto, inoperativo o insuficiente.

El primer nivel de atención, las postas médicas o centros de salud, es el más cercano a la población y debería ser el primer nivel de contacto. Este debe resolver las necesidades de atención básicas y más frecuentes. Debería incluir promoción de salud, prevención de enfermedades y procedimientos de recuperación y de rehabilitación.

Sin embargo, en el Perú, el alto porcentaje de establecimientos de primer nivel de atención que tienen capacidad instalada inadecuada hace sumamente difícil cumplir con su meta. Además, se requieren todavía más establecimientos de primer nivel. Según el mismo informe del Minsa, el porcentaje de nuevos establecimientos de salud requeridos en el primer nivel es 20,7%.