La India registró 2,1 millones de nuevos casos globales de COVID-19 la semana pasada, casi un 40 % de los diagnosticados en el mundo, y el auge de la pandemia en ese país provoca que los casos globales sigan al alza pese al descenso en otras regiones, indicó hoy la Organización Mundial de la Salud.

En su informe epidemiológico semanal, se confirma que los casos mundiales de COVID-19 subieron por novena semana consecutiva (hasta una cifra récord de 5,7 millones) y las muertes por sexta semana (87 000), pese a que, en las regiones más afectadas en meses pasados por la pandemia, América y Europa, hubo una bajada en ambas cifras.

Esos descensos quedaron eclipsados por un aumento del 49% en los nuevos casos y del 81% en las muertes en el sur de Asia, con India como principal país afectado.

Los nuevos casos en India aumentaron un 52 % la semana pasada, mientras que, en contraste, los otros cuatro países con altas cifras de nuevos contagios mostraron un descenso relativo de éstos.