La afectación de la minería ilegal e informal es inmensa, no solo al medio ambiente sino también a la vida y habitad de las comunidades campesinas ubicadas en en las zonas contiguas o aguas abajo a donde opera esta actividad.
Se estima que la contaminación se extiende a los sectores de Ancocala, Pamapa Blanca, Pampilla y Ananea envenenado el agua que discurre por los riachuelos hasta llegar al río Ramis.
El alcalde menor del centro poblado de Carlos Gutiérrez, Luis Días, sostuvo que la contaminación perjudica a más de 20 mil productores pecuarios que están en esta cuenca.
Recordó que el último jueves el gobernador regional Agustin Luque, el titular de la Dirección Regional de Energía y Minas Holger Ccari y demás funcionarios visitaron la zona devastada. El alcalde menor pidió la destitución del director de la DREM.
En otro momento confirmaron el paro de 48 horas para los días 25 y 26 de mayo. Vía: Diario Sin Fronteras