En el Puesto de Control de Aduanas Cabanillas, se decomisó 1745 ranas del Titicaca (Telmatobius culeus) que eran transportadas ilegalmente con destino a Lima en un vehículo de la empresa de transportes de carga JATSA. La intervención lo realizó el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) y la Intendencia de Aduanas Puno.

Los anfibios fueron hallados en una caja de madera dividida en 10 compartimentos, con pequeñas ranuras, la cual estuvo envuelto con un saquillo como encomienda. Según lo registrado en el documento de manifiesto, se trataba de un cargamento que contenía truchas.

En la intervención las ranas se encontraban deshidratadas, sin alimento y sin espacio para movilizarse. Al ser rescatados por los especialistas del SERFOR Puno se determinó que se encontraban en un buen estado de salud, por lo que determinó liberarlos en su hábitat natural.

Sanciones

Para quienes estén involucrados en este hecho, serán sancionados, ya que el mismo es considerado como una infracción muy grave por la Ley N° 29763, Ley Forestal y de Fauna Silvestre.

Cabe resaltar que la Ley establece como infracciones muy graves “cazar, poseer, adquirir, comercializar, exportar, transportar recursos de fauna silvestre sin la autorización de la autoridad competente”. Estos actos ilícitos son considerados como delito en el Código Penal y son sancionados con la cárcel.

La extracción y comercio ilegal de animales silvestres, es sancionado con multas superiores a 10 UIT, equivalente a S/ 44 000. Los montos son más elevados si se trata de especies protegidas, como es el caso de la rana del Titicaca, la cual está protegida y categorizada como especie amenazada por el Estado peruano, mediante el Decreto Supremo 004-2014-MINAGRI, donde está considerada como “En Peligro Crítico”.