El Titanic chino, como ya ha sido bautizado, se está creando en un parque temático en Suining, en una provincia sin salida al mar.
“Los visitantes sentirán el lujo y la grandeza del Titanic”, dijo el inversionista del proyecto Shu Shaojun. El proyecto está siendo financiado con más de 155 millones de dólares.
Como el original, la réplica mide 260 metros de eslora. Fueron necesarios seis años para construirla -el doble que el verdadero Titanic-, un centenar de obreros y 23.000 toneladas de acero.
Sin embargo, la noticia no ha caído bien ni entre los propios chinos, quienes aseguran que se está intentando sacar un provecho de un accidente mortal.
El lujoso barco original, el más grande de su tiempo y que fue calificado como “insumergible” por sus propietarios, se hundió en las profundidades del Atlántico, en 1912, después de chocar contra un iceberg. La tragedia dejó un saldo de 1500 muertos.