Desde el sábado 22 de mayo subiría el precio del pan en Puno. De venderse a cinco por un sol, ahora los compradores llevarían cuatro. Cada pan costaría 0.25 céntimos.
Según Néstor Mayta, presidente de la Asociación de Panaderos en Puno, no hay insumos y quienes aún los venden, como la manteca y la harina, los expenden con un mayor precio desde hace dos semanas.
Indicó que debido a esta situación están obligados a incrementar el costo de su producto.
“A nosotros nadie nos financia, nosotros vivimos de la venta diaria. Si suben los ingredientes más importantes, no nos queda de otra y también tenemos que subir el precio del pan. No es un capricho. La producción es así”, dijo.
Néstor Mayta descartó que sus colegas de trabajo se abstengan de incrementar sus precios porque la situación es insostenible dado que, además, deben lidiar con la competencia de aquellos que tienen hornos eléctricos y que también venden pan.
En las ciudades de Puno y Juliaca, hay poco más de 900 panaderos que fabrican pan en hornos a leña.