Pedro Castillo, candidato presidencial de Perú Libre (PL), cerró su campaña electoral ayer. En principio, no había precisión sobre el lugar donde daría su último discurso proselitista. Al final, a las 4 p.m., improvisó un balconazo frente a la plaza Dos de Mayo, en el Cercado de Lima, para sus miles de seguidores, quienes lo siguieron desde Paseo Colón.
 
Castillo, como ha sido recurrente en su campaña, resaltó el poder que emana de la ciudadanía para fiscalizar a las autoridades y la invocó a mantenerse vigilante con el gobierno que entre para este quinquenio.
 
“No desmayaremos. La lucha recién comienza. El 7 de junio, yo haré un llamado al pueblo peruano para ser vigilantes de la democracia a nivel nacional. Recuperemos la riqueza del país para distribuirla justamente a nuestros hijos. Llamo a toda la clase obrera, a todo el magisterio”, exclamó el aspirante presidencial.
 
En su presentación, Castillo también recordó sus principales propuestas formuladas en la segunda vuelta. Entre ellas, que los jóvenes que acaben la educación secundaria tengan ingreso libre a las universidades, que los barrios sean seguros y se elimine la delincuencia y que los bonos de los policías sean pensionables, para que sirva de incentivo