Italia eliminó este lunes la obligación de llevar mascarilla en espacios abiertos, un día en el que, además, todas las regiones del país pasan a estar catalogadas como “zona blanca”, la de menor riesgo epidemiológico y con la única restricción de llevar mascarilla en espacios cerrados.

“Hoy es un buen día porque todo nuestro país se puede permitir un poco más de libertad, pero tenemos que continuar por el camino de la prudencia y la cautela porque no hemos ganado la batalla todavía; el virus aún circula de manera significativa”, dijo el ministro italiano de Sanidad, Roberto Speranza.

Desde hoy, solo es obligatorio ponerse mascarilla en espacios cerrados y en el transporte público, aunque se mantiene la recomendación de respetar las medidas de precaución como el lavado de manos, la distancia de seguridad y la mascarilla cuando no se pueda respetar esta distancia.

El Valle de Aosta (norte) era la última región que todavía permanecía en “zona amarilla”, con algunas restricciones más, pero desde este lunes pasa también a la “zona blanca”, con lo que toda Italia se encuentra ahora en la situación de menor riesgo epidemiológico según la clasificación por colores establecida por el Gobierno italiano.