La postulante de Fuerza Popular Keiko Fujimori fue denunciada en Puno por los presuntos delitos de difamación agravada y calumnia, por atribuir, a través de su equipo legal, una supuesta suplantación en el caso de una ciudadana que cumplió con su deber como miembro de mesa en las elecciones de segunda vuelta del 6 de junio.

La autora de la denuncia es la ciudadana Shirley Loren Apaza Quispe, quien pertenece a la comunidad campesina San Antonio de Umayo, del distrito de Atuncolla (Puno). Según relata en la querella, ella acudió en forma normal a cumplir con sus deberes en la mesa número 069697 del colegio Virgen del Carmen.
 
“Me atribuyeron falsamente haber cometido el delito de , una presunta suplantación de identidad y haber cometido fraude electoral”, expresa Shirley Apaza en la denuncia presentada el 24 de junio, ante el Juzgado Especializado en lo Penal de Puno
En el escrito detalla que el recurso de nulidad tramitado por Fuerza Popular contra su mesa obra en la plataforma electoral del Jurado Nacional de Elecciones y es de acceso público, por lo cual el caso fue difundido ampliamente entre la población.
 
Shirley Apaza subraya: “Yo participé como miembro en la referida mesa de sufragio, habiendo sido designado por la ONPE, y las firmas que aparecen en el acta electoral cuya nulidad se ha solicitado corresponden a mi persona y es de mi puño y letra, yo misma he firmado esas actas electorales, en el momento de la instalación, sufragio y escrutinio”.
 
Según advierte, el recurso de nulidad de Fuerza Popular ha afectado gravemente su honor y el de su familia. Explica además la supuesta disimilitud en la firma que puso en el acta: “Se debe al hecho de que casi nunca firmo documentos, tampoco tengo la necesidad de hacerlo por la condición de vida que llevo, soy campesina agricultora y no hago uso de mi firma de manera constante”.