Con el objetivo de reactivar la economía de las familias, la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), distribuyó 360 mil hijuelos de piña de las variedades de golden y hawaiana en beneficio de 90 familias agricultoras de 14 caseríos de los distritos de San Gabán (Puno), Inambari (Madre de Dios) y Camanti (Cusco).

Del total de hijuelos distribuidos, un total de 288 000 son de la variedad golden y 72 000 de la variedad hawaiana, en la cual cada familia recibirá cuatro mil hijuelos de piña, con una inversión total de S/ 424 800 financiados por Devida.
La distribución permitirá ampliar 45 hectáreas nuevas de piña asociadas al cultivo de cítricos como limón sutil, lima naranja, mandarina híbrida y naranja valenciana, de esta manera Devida viene fomentando la diversificación de los cultivos como una alternativa sostenible para las familias agricultoras.

Las familias beneficiarias se encuentran en los caseríos Boca San Gabán, Puerto Manoa, Challhuamayo, Nojonunta, Tantamayo, Nueva Esperanza, San Gabán, Cuesta Blanca, El Carmen y Lechemayo (distrito de San Gabán); San Lorenzo y Huacyumbre (Camanti); y Palmeras y 2 de mayo (Inambari).
Además de ampliar cultivos de piña, los agricultores contarán con material genético disponible para continuar ampliando sus parcelas que los permitirá incrementar su producción que conllevará a dinamizar la economía familiar en las zonas de intervención.
DATO:
La piña es uno de los cultivos más rentables y de mayor importancia nutricional y se adapta con facilidad en la selva de San Gabán, Inambari y Camanti, dichos productos empezarán a producir entre 12 a 14 meses, para ello se brinda la asistencia técnica personalizada a los agricultores, así como también se distribuye fertilizantes y herramientas de trabajo a fin de garantizar una buena producción.