Las circunstancias que rodean el asesinato a tiros del presidente de Haití, Jovenel Moise, sigue rodeado de más incógnitas que certezas cuatro días después, dado que la narración oficial de los hechos continúa llena de lagunas.

Hasta el momento, las autoridades haitianas han detenido a 20 de los supuestos implicados en el asalto, 3 murieron en tiroteos con la Policía y 5 permanecen fugados, sin que se hayan producido nuevos arrestos desde el viernes ni se hayan ofrecido más detalles oficiales sobre la evolución de las pesquisas.

Las autoridades siguen sin aclarar la sucesión de los hechos en la noche del asesinato y tampoco han dilucidado los supuestos motivos o dado indicios sobre la autoría intelectual del magnicidio.