Al menos 40 personas han muerto debido a unas súbitas inundaciones desatadas por las fuertes lluvias en el estado de Nuristán, en el este de Afganistán, informaron este jueves fuentes oficiales.

“Por el momento hemos recuperado 40 cadáveres” en el distrito de Kamdish después de que las inundaciones destruyesen “por completo todas las casas” de un pueblo, dijo a EFE el jefe del consejo provincial de Nuristán, Saydullah Paynda.

La fuente afirmó que el número de fallecidos podría ser mucho mayor, ya que las labores de busca y rescate continúan y hay “entre 150 y 300 personas desaparecidas que podrían estar muertas”.

Las súbitas inundaciones, causadas por las fuertes lluvias, golpearon un poblado de unas 80 viviendas situado junto a un río en la zona de Mirdish hacia la medianoche, explicó Paynda.