Cuestionable. Saliente mandatario fue al Congreso para entregar la banda presidencial, pero tuvo que dejarla a edecán en la puerta del Legislativo. Titular del Congreso, María del Carmen Alva, ya se había puesto banda que le correspondía a Pedro Castillo.

Una situación controversial sucedió en la entrega de la banda presidencial que hizo el saliente mandatario Francisco Sagasti cuando, en medio de la expectativa general, fue al Congreso, pero en la puerta el edecán del Legislativo le dijo que no se le permitiría ingresar. Un evidente e innecesario desaire.

A las 11.00 a. m. en las afueras del recinto parlamentario, Sagasti se quitó la banda y la entregó al edecán. Una hora antes, la actual presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, ya se había puesto la banda presidencial que le correspondía al presidente Pedro Castillo.

Las voces de protesta no se hicieron esperar. El asesor de Castillo en temas de salud, Hernando Cevallos, calificó de descortesía el no permitir ingresar al presidente. “No es olvido al protocolo, es soberbia y desprecio a la representatividad democrática”, afirmó.