Japón conmemora este viernes el lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima, el 6 de agosto de 1945, con una controversia este año por la negativa del Comité Olímpico Internacional (COI) de pedir un minuto de silencio durante los Juegos Olímpicos que se celebran de Tokio.

Sobrevivientes, allegados y un puñado de dignatarios extranjeros asistieron a la ceremonia matinal en Hiroshima (oeste) para honrar a las víctimas y hacer un llamado por la paz en el mundo.

Dada la persistencia de la pandemia del coronavirus, la ceremonia no fue abierta al público, pero se pudo seguir en internet.

Los participantes, con mascarillas y muchos vestidos de negro, guardaron un minuto de silencio a las 08H15 locales, la hora en que la bomba atómica estadounidense fue lanzada sobre la ciudad hace 76 años.

Esta tragedia “le ha enseñado a la humanidad que amenazar a otros en defensa propia no beneficia a nadie”, declaró Kazumi Matsui, alcalde de Hiroshima, en un discurso.