La primera ola de calor del año se está cebando con los países del Mediterráneo que, tras días de incendios de los que aún se recuperan, están en alerta por temperaturas históricas que baten récords, como en el caso de Túnez, donde han superado los 50 grados.

Situación preocupante también en otros países de la ribera sur mediterránea, como Marruecos o Argelia, país donde los termómetros han llegado a los 47 grados, lo que dificulta la extinción de los incendios que ya se han cobrado la vida de 69 personas.

En la ribera norte, España, Italia, Francia, Grecia y los países balcánicos han tomado medidas para minimizar los efectos de esta ola de calor que, según las previsiones meteorológicas, no dará tregua hasta el fin de semana.

Túnez registró este jueves las temperaturas más altas de su historia, por segundo día consecutivo, alcanzando los 50,2 grados en la ciudad de Kairouan (centro), récord del continente africano y la segunda más elevada del mundo, según el Instituto Nacional de Meteorología (INM).