Los talibanes responsabilizaron este domingo a Estados Unidos del caos imperante en el aeropuerto de Kabul, donde, una semana después de volver al poder, decenas de miles de personas buscan desesperadamente escapar de Afganistán, arriesgando incluso sus vidas.

Para “garantizar las evacuaciones seguras y prevenir una crisis humanitaria”, los dirigentes del G7 mantendrán una reunión virtual el martes, anunció el primer ministro británico, Boris Johnson, que preside actualmente el grupo.

Desde su entrada en Kabul el domingo, los talibanes han dejado el aeropuerto en manos de Estados Unidos, al que ahora acusaron de haber “fracasado en imponer el orden en el aeropuerto“.

Aunque este movimiento islamista se esfuerza en prometer una versión más amable de su brutal régimen de 1996 a 2001, miles de afganos aterrorizados continúan tratando de huir a través del aeropuerto.