La mañana de hoy, un grupo de trabajadores amanecieron en la puerta del almacén del consorcio Allinccapac, ejecutora del proyecto de agua y desagüe, exigiendo el respeto a sus derechos laborales y otros reclamos.

Recientemente también se denunció un presunto despido arbitrario por parte de la empresa. Los protestantes también alegaron que el horario de trabajo es de nueve horas, además los pagos no están de acuerdo a la escala laboral que estipula la norma.

Además se debe verificar los materiales con la que se esta trabajando ya que hay suspicacias de que no serian las adecuadas, refirieron.