Luego de la toma del local del almacén  del consorcio Allinccapac- empresa ejecutora del proyecto de agua y desagüe en la ciudad de Macusani-por parte de un grupo de trabajadores, ayer mismo se desarrolló una reunión de emergencia en el que se acordó reincorporara sus labores a trabajadores que denunciaron `despidos arbitrarios`.

De esta reunión de emergencia participaron los mismos trabajadores protestantes, representantes del consorcio Alllinccapac, dirigentes y las mismas autoridades, donde además se develaron de otros abusos en las que estaría incurriendo la empresa ejecutora.

Los trabajadores que iniciaron esta medida de protesta indicaron además que no fueron atendidos en sus petitorios para que se les dote alimentación del mediodía, movilidad adecuada para transportarse hasta su lugar de trabajo además de otros reclamos.