Al menos 32 personas murieron y 53 resultaron heridas por explosiones en una mezquita chiita en la ciudad de Kandahar, en el sur de Afganistán.

No se conoce por ahora el origen de la explosión, que se produce una semana después de un ataque suicida con bomba contra fieles en la ciudad de Kunduz, en el norte del país, que fue reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI).

“Treinta y dos cuerpos y 53 heridos fueron trasladados a nuestro hospital hasta el momento”, dijo un médico del hospital central de Kandahar. Un primer balance informó de siete muertos y una quincena de heridos, y un segundo de 16 muertos y 32 heridos.

Un testigo afirmó a la AFP que escuchó tres explosiones, una en la puerta principal de la mezquita, otra en el aérea sur y la tercera en el lugar donde los fieles se lavan.

Otro testigo señaló también que tres explosiones sacudieron la mezquita en el centro de ciudad durante la oración del mediodía del viernes, el día de descanso de la semana para los musulmanes, en el que muchas personas se congregan para rezar.