El artículo, que cita a fuentes que estaban al tanto de la prueba, indica que Pekín lanzó en agosto un misil con capacidad nuclear que dio la vuelta a la Tierra en órbita baja antes de descender hacia su objetivo, del cual cayó a más de 32 kilómetros de distancia, según tres fuentes.

Fuentes de FT dijeron que el planeador hipersónico fue transportado por un cohete Long March, cuyos lanzamientos generalmente se anuncian, mientras que la prueba de agosto se mantuvo en secreto.

El progreso de China en armas hipersónicas “tomó por sorpresa a la inteligencia estadounidense”, según el artículo. Además de China, Estados Unidos, Rusia y al menos otros cinco países están trabajando en tecnología hipersónica.

Los misiles hipersónicos, como los misiles balísticos tradicionales que pueden transportar armas nucleares, pueden volar a más de cinco veces la velocidad del sonido.