Chile anunció este jueves que empezará a aplicar la cuarta dosis de la vacuna contra la COVID-19 el próximo lunes a las personas inmunodeprimidos y desde el 7 de febrero a los mayores de 55 que hayan cumplido seis meses desde su anterior inyección.

“La nueva variante ómicron se está expandiendo aceleradamente en el mundo entero y, aunque en mucho menor proporción también está afectando a Chile“, indicó en una comparecencia pública el presidente chileno, Sebastián Piñera.

Tras el regreso de las fiestas navideñas, Chile registró este jueves 3 134 nuevos casos de la COVID-19, la cifra más alta desde principios de julio, aunque la presión hospitalaria sigue siendo muy baja y aún hay más de 250 camas críticas disponibles.

Los contagios de ómicron bordean los 700 y el 80 % corresponde a viajeros, en su mayoría procedentes de Estados Unidos, según datos del Ministerio de Salud chileno.