Es muy difícil (y algo obtuso, también) sacar conclusiones de un amistoso de selecciones. Sobre todo, teniendo en cuenta que ninguno de los dos equipos jugó con sus oncenas titulares. Perú recibió a Panamá en un Estadio Nacional vacío, con una alineación inédita y frente a una selección que, más allá de estar mermada por los casos de Covid-19, fue superior en el juego.

El cuadro centroamericano hizo honor a su reputación de equipo físico e intenso. Comandado por un buen Abdiel Ayarza, que milita en el Cusco FC de la Liga 1 y que, por lo tanto, conocía a muchos de sus rivales de turno, Panamá superó a Perú en la batalla del mediocampo, en buena medida porque a Jesús Castillo le costó su debut con la absoluta.

El resultado al descanso no era el más justo, y Panamá se encargó de corregirlo a los 71’, con un buen gol de AyarzaNilson Loyola, que había ingresado por Marcos López (con una lesión muscular que preocupa de cara al duelo ante Colombia) regaló un balón en salida y el volante del Cusco FC aprovechó para definir desde el borde del área.

El partido, como suele suceder en estas ocasiones, se terminó desnaturalizando por los cambios de ambos técnicos, que buscaron observar a futbolistas que suelen tener pocas oportunidades. Si bien Concha tuvo una muy clara sobre el final, el empate terminó siendo el resultado más justo, luego de un encuentro trabado, algo soso, y del que se pueden sacar muy pocas conclusiones.