El fiscal de la sede especializada en delitos de Trata de Personas de San Román, Paolo Deza Medina, dio a conocer que, actualmente se tiene 75 casos aproximadamente de trata de personas de las cuales el 90% son mujeres de 11 a 22 años. En tanto víctimas rescatadas se reporta 53.

Explicó que, la mayoría de las bandas que trafican con personas, captan a sus víctimas a través de la redes sociales o avisos de empleo donde les ofrecen salarios con buenas remuneraciones que atraen a las personas sobre todo de bajos recursos económicos.

Paolo Medina, manifestó que, la región de Puno es una zona de captación y explotación, ya que la mayoría de las víctimas ya sea por su voluntad o contra su voluntad, provienen de regiones como: Cusco, Arequipa, Huánuco e incluso del extranjero caso de Ecuador, Venezuela y Colombia.

“Todos se dirigen a los alrededores de las minerías ilegales como La Rinconada, Ananea, Desaguadero, Sandia y la zona norte de Macusani, para trabajar en las cantinas”, dijo.